cheap jerseys wholesale jerseys wholesale jerseys free shipping cheap jerseys free shipping cheap nfl jerseys wholesale nfl jerseys cheap soccer jerseys
cheap nfl jerseys cheap jerseys from china

Un reloj de cocina

Siempre he pensado que Mateo era esa mascota trasto y glotona que mucha gente evita tener cerca. Nunca he sabido porqué pero estoy convencida de que hubiera sido el más difícil de adoptar. Pero para eso estábamos nosotros.

Aquel lunes, antes de ir a su encuentro, pasamos por una tienda de mascotas y de artilugios varios para el hogar. Habíamos escrito una larga lista con todo lo que íbamos a necesitar: una camita, un par de juguetes, pienso para cachorros, empapadores para el pi-pi y, muy importante, un cierre para bloquear las escalera del dúplex. No queríamos que se desmorronara el primer día. Pero lo más importante que compramos fue una mantita para resguardarle del frio, la oscuridad y la incertidumbre en el camino a su nuevo hogar.

Reconozco que la sensación fue maravillosa. Nunca antes había tenido entre mis brazos un ser tan diminuto, tembloroso y llorón. Estaba muerto de miedo y no me extrañó: le acabábamos de arrancar de los brazos de su mamá y de los juegos con sus hermanitos. Sin duda, éramos unos desalmados.

El asunto ahora era hacer caso de los consejos y tomar buena nota de lo que llaman “las mejores prácticas”. La primera y más importante: que nunca suba a tu cama. “Si le dejas dormir contigo la primera noche, estás perdido“, decían los eruditos. A partir de ese momento tu cama es su cama. En fin, lo intentamos. Durante dos largas horas escuchamos sus quejidos, su ir y venir en la oscuridad resbalándose por el parquet y, claro, yo no puede resistirme. Lo subí a la cama y lo acurruqué sobre mi pecho. Tres segundo más tarde, él dormía plácidamente… y nosotros también.

Claro que si queríamos seguir el manual de la mascota perfecta, debíamos solucionar el asunto nocturno. Mi amigo Santos me había recomendado comprar un reloj-despertador de esos que hacen mucho ruido, en la teoría de que el tic-tac le recordaría al corazón de su mamá y se dormiría sin más en su camita. Bueno, como en casa no usamos despertador -y menos aún coleccionamos antigüedades-, le pusimos bajo la manta el reloj de la cocina, uno de esos de Todo a un Euro, y, ¡eureka!, se abalanzó en los brazos de Morfeo con auténtica quietud. Mateo había aprobado esta asignatura, pero no sé si yo llegaré a hacerlo alguna vez. La experiencia de sentirlo muy pegado a mí, me había hecho sucumbir a sus encantos por siempre jamás, como en los cuentos.

 

澳门赌场 皇冠体育 欧洲杯 nba直播 欧洲杯投注 欧洲杯下注 2016欧洲杯 BBIN体育 BBIN平台吧 皇冠体育 BNA直播 BNA直播吧 欧洲杯 欧洲杯 欧洲杯直播 欧洲杯直播 沙巴体育 皇冠体育 澳门金沙 澳门新葡京娱乐 皇冠现金 全讯网 线上百家乐 246天天好彩 博彩网 利来国际娱乐城 明升国际 尊龙娱乐 澳门威尼斯人赌场 百 家 乐 在线博彩游戏 澳门太阳城娱乐城 AG平台开户 大发888 环亚娱乐 澳门赌场娱乐城 足球比分网 澳门新葡京赌场 凯发娱乐 博彩公司 太阳城娱乐网 永盈会 博狗娱乐 申博开户 大发888娱乐 澳门娱乐城 e世博注册 678娱乐场 皇冠体育 百家乐网 百家乐网址 皇冠娱乐网 网上威尼斯人 博彩排名 线上扎金花 澳门威尼斯 全讯网首页 皇冠现金 葡京赌场 澳门葡京 英皇娱乐网 百家乐官网 博狗体育 金沙娱乐 e世博官方 太阳娱乐城 博彩现金网 线上扎金花 百家乐官网 真钱赌场 真金扎金花 亚洲城ca88 bodog博狗 博狗网官网 太阳城娱乐 葡京娱乐场 新葡京娱乐 大发888 网上百家乐 环亚娱乐 明升体育 澳门赌博 新全讯网 365bet官网 澳门娱乐城 博彩网 全讯网 宝马会 皇冠体育比分 皇冠现金代理 365体育投注 vwin娱乐城 菲律宾娱乐 博狗扑克下载 博必发888 博狗注册 博狗德州扑克 bodog博狗网站 赌场评级 波音博彩 盘球网 博狗官网 信誉博彩 博彩网址大全 在线大发888 博彩试玩 现金28杠 博彩现金网 大发888游戏 大发888娱乐 现金博彩网 银河棋牌 现金扎金花 银河娱乐 ca88亚洲城 澳门梭哈 博狗博彩网 真人梭哈 足球博彩网 明升m88.com 皇冠娱乐 网络扎金花 龙虎斗游戏 澳门全讯网 博彩网导航 澳门赌场 赌博公司 百 家 乐 百家乐玩法 真钱诈金花 真钱炸金花 老虎机技巧 金冠娱乐 金冠国际 二八杠游戏 澳门葡京 葡京线上 线上百家乐 百家乐游戏 澳门现金网 葡京娱乐 娱乐城论坛 澳门星际 星际娱乐